lunes, 11 de abril de 2011

Oposición indefinida


Mientras el circo del “Peronismo” “Federal” inicia su gira por el interior del país, los procesos electorales se desarrollan todos a favor del kirchnerismo, incluso en Chubut, donde los últimos descubrimientos forenses inclinan la balanza a favor del FPV y el Modelo Chubut busca amigos en la Casa Rosada. El radicalismo arrima bochines con la progresía, la CTA que soñó Víctor de Gennaro se disuelve en internas y ajustes por cuentas que no cierran.

En Salta Juan Manuel Urtubey se impuso ayer en las elecciones a la gobernación con cerca del 55 por ciento de los votos, contra el candidato del PRO Alfredo Olmedo, más conocido por sus chaquetas amarillas y su prédica premoderna. En el mismo momento, Adolfo Rodríguez Saa leía ante la prensa los resultados de la interna que el “Peronismo” “Federal” inició en el noreste argentino.


En las internas que se desarrollaron en Chaco, Misiones, Corrientes y Entre Ríos, Eduardo Duhalde venció a Alberto Rodríguez Saa, pero los resultados cautivaron menos atención que el empate 1 a 1 entre Gimnasia y Argentinos Juniors en La Paternal.


Algo similar se puede decir de las internas del radicalismo cordobés, sólo que allí se realizaron para definir una candidatura a Gobernador. Oscar Aguad será el candidato a la gobernación cordobesa por la Unión Cívica Radical.

Con el triunfo de Urtubey, queda desmentida (vaya novedad) la intrincada interpretación que hizo Elisa Carrió, entre otros dirigentes opositores. Desde las tribunas mediáticas sostuvieron que las elecciones en Catamarca y en Chubut expresaban el descontento de “la gente” con todos los oficialismos, del signo partidario que fueran, y que ese mismo descontento se visibilizaría en las presidenciales de octubre. Pero, en Catamarca ganó el oficialismo provincial, que es el mismo oficialismo que el nacional.


Por el Capital porteño

La sucesión de triunfos electorales del kirchnerismo plantea dilemas de difícil resolución para las dirigencias opositoras. En la ciudad de Buenos Aires Mauricio Macri es el que más se aproxima a garantizar el triunfo del PRO, mientras que Larreta cuenta con una imagen muy deteriorada y Michetti está debilitada por su enfrentamiento con el Jefe de Gabinete porteño y sus incontables desatinos.


En el radicalismo tampoco encuentran candidatos firmes para la Capital ni para la provincia de Buenos Aires, pero especulan en que de lograr un acuerdo con Pino Solanas y Binner, tendrían fórmula presidencial, y el cineasta ya es un candidato instalado para disimular cierta forma de dignidad en los comicios porteños.


El alineamiento de Pino Solanas (Proyecto Sur) con el radicalismo es complejo: Alfonsín se esfuerza por tenerlo en sus filas, pero el cineasta sabe que ese acuerdo es difícil de explicar a sus militantes. El Partido Socialista del gobernador Santafesino Hermes Binner, pivotea entre un acuerdo con Proyecto Sur, con el radicalismo, o apostar a la unidad de todos. En esa misma frecuencia modula el partido de Víctor De Gennaro. Pero desde allí, Claudio Lozano rezonga ante la posible candidatura de Pino por la Ciudad. Por si fuera poco, tanto el Partido Socialista como el agrupamiento de De Gennaro afrontan conflictos internos feroces, que describiremos en otra entrega.


El economista de la CTA siente que Pino invade su propio territorio, y por eso aseguró que “si en el contexto actual Pino resigna su candidatura presidencial sería la mejor contribución a consolidar el bipartidismo en Argentina . El kirchnerismo y el alfonsinismo aplaudirían”. Pino sabe que de confluir con Binner debe postergar su candidatura presidencial para hacerle lugar al socialista, mientras que una candidatura testimonial a vicepresidente, es más opaca que una buena elección a jefe de Gobierno porteño.


En medio de todo, el comediante Cleto Cobos se bajó de su candidatura presidencial, pero el salto a la llanura fue todavía menos estruendoso que el que dio Mario Das Neves semanas atrás. Éste último al menos montó un bonito escándalo nacional, que por una buena vez lo catapultó a la fama.


En la medida que la progresía y el radicalismo sigan elaborando su discurso basándose en los conceptos que les transmite el cardenal Bergoglio y los empujones del grupo Clarín; y la derecha agrupada en el “peronismo” “federal” no constituya de una vez el acuerdo con el PRO y pueda verbalizar sus ideas, la oposición no será mas de lo que ya es: una imagen borrosa proyectada desde el pasado, por un puñado de nostálgicos de los noventa. Unos extrañan el protagonismo que se les dispensaba por oponerse, y otros los privilegios de un modelo que los tenía como principales beneficiarios. El kirchnerismo dejó a los primeros sin discurso, y a los otros les arranca sus inconfesables privilegios, que son sus objetos de deseo, pero también pan de los que trabajan.


Por Il Postino. Para Prensa3m

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada