sábado, 16 de abril de 2011

"El sindicalismo en cuestión"

El gremialismo tradicional, al que muchos daban por muerto, resurgió al calor de la recuperación económica. Como principal aliado del gobierno kirchnerista, desempeña un rol político y económico fundamental. Y aunque suele ser caracterizado como homogéneamente autoritario y poco representativo, es un actor complejo en el que conviven sindicatos transparentes y militantes con otros escasamente democráticos y siempre atentos a los negocios oscuros. Esto se puede leer en el último número de Le Monde diplomatique, ahora bajo la dirección de José Natanson. A comprarlo compañeros y compañeras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada