miércoles, 4 de mayo de 2011

Por la redistribución (de candidaturas)


La hegemonía que logra construir el Kirchnerismo concitando la voluntad de mayorías cada vez mas amplias repercute en el discurso opositor, que debe ducharse cada semana con un poco de realidad para actuar situados. En tanto que las múltiples defecciones intensifican los escenarios locales, engrosados por dirigentes que, se suponía, estaban para ligas mayores.



Las defecciones de Carlos Reutemann, Mario Das Neves, Felipe Solá, Julio Cleto Cobos, Ernesto Sanz, Pino Solanas y la inminente de Mauricio Macri, son el resultado de los helados baños de realidad que tomaron los otrora precandidatos presidenciales. La falta de convicción política para hacer realidad su voluntad reacondicionó las expectativas de estos dirigentes, que prefieren resguardar lo que ya tienen antes que trabajar por más.


La prédica patoteril con la que Unión Pro diagnosticó la extinción del kirchnerismo en 2009 se redujo a meras presunciones fálicas de los dirigentes del Pro: Ayer, Rodríguez Larreta se refirió a los próximos comicios y adelantó que les “vamos a romper el culo", pero sus pronósticos se limitaron al escenario porteño, y luego pidió disculpas por el exabrupto.


Larreta, habla del falo

“Que vengan todos, les vamos a romper el culo", fue la frase de Rodríguez Larreta. “Que vengan todos”. En efecto, son cada vez menos los que se lanzan a la aventura de competir por la Presidencia de la Nación , y cada vez más los que eligen quedarse en el pago chico. Por accidente, es posible que este nuevo escenario beneficie al oficialismo porteño, que en caso de contar con la candidatura de Mauricio Macri afrontará un electorado opositor altamente fragmentado: Al radicalismo que intentará expresarse por medio de Silvana Giudici; la singular María Eugenia Estenssoro encabezaría la franquicia de Elisa Carrió; el proyecto Sur de Pino Solanas; y el frente electoral que logre conformar el kirchnerismo, con cualquiera de los tres candidatos que pugnan por ser elegidos. De éste modo, la frase de Larreta es más un pedido para facilitarle las cosas que una fanfarroneada.


Si efectivamente los rumores lanzados desde el entorno de Mauricio Macri resultan ciertos y el alcalde va por la reeleción, ese espacio deberá hacer mucho esfuerzo para contener el descontento. Algunos dirigentes como Federico Pinedo hicieron pública su voluntad de que Macri presente su candidatura a Presidente. Esa candidatura no sólo aportaría al desarrollo de la construcción nacional del Pro, sino que además permitiría los relevos necesarios para oxigenar el miasma que se respira en sus despachos. En cambio la permanencia de Macri en la jefatura de Gobierno de la Ciudad , atrasará el crecimiento del partido y aplazará las ambiciones por las que el entorno trabaja tarde tras tarde.


El nuevo norte de Proyecto Sur

Por su parte, Pino Solanas ya se lanzó por la Ciudad. En sus intervenciones mediáticas se lo notó mas concentrado en el kirchnerismo que en el macrismo. Es que al septuagenario dirigente le llevará tiempo adaptar la prédica antiminera a un proyecto municipal donde no hay petróleo, minas de oro ni plantaciones de soja, y articular un discurso que confronte con dos oficialismo diferentes, el Nacional y el porteño. Con todo, es razonable que Solanas se proponga primero disputarle los votos “progresistas” al kirchnerismo, para luego sí, debatir contra el macrismo. El desafío es complejo, porque si su andamiaje electoral tiene piñón fijo, la lógica binaria lo dejará pegado al Pro, en tanto que si se sirve de un discurso demasiado complejo, plagado de matices, correrá el riesgo de empantanarse en la misma incomprensión que toda la izquierda testimonial.


Se busca opositor en PBA

En la provincia de Buenos Aires, la UCR deja trascender avances en las negociaciones con De Narváez, que se encuentra cada vez mas urgido en la obtención de un candidato presidencial para encabezar su boleta por la gobernación bonaerense. Entre tanto, Alfonsín se reunió ayer con Margarita Stolbizer para calmar los ánimos, ante los límites que se autoimpuso la líder del GEN cuando escuchó el apellido de Francisco: De Narváez. Pero hasta el momento, los oficios de Ricardo Alfonsín resultaron insuficientes. Luego del encuentro, la dirigente del GEN apenas dijo que "de resolver, nada, falta muchísimo".


La hegemonía K

La configuración del esquema electoral nacional y distrital ya tomó cierta forma. Ricardo Alfonsín se consagra como el precandidato presidencial mejor posicionado de la oposición; y en absoluto silencio, De Narváez hace lo propio en la provincia de Buenos Aires. Con Mauricio Macri el Pro aumentaría sus chances de conservar la Jefatura del Gobierno Porteño, aunque resta una definición al respecto, mientras aún esta sin resolver el esquema electoral del kirchnerismo en la Capital.


En ese estado de cosas, los candidatos irán -o al menos es esperable, y también deseable- adaptando su discurso de modo que la ciudadanía lo pueda cotejar con la realidad. El desarrollo económico, las mejoras sostenidas en materia macroeconómica y en el mundo del trabajo, y el reconocimiento de políticas como la Asignación Universal por Hijo ya van dejando de ser materia de discusión. Básicamente porque la oposición no pude verbalizar un proyecto de país muy diferente al que propone el kirchnerismo: en unos casos porque ese proyecto no existe, y en otros porque decirlo sería un sincericidio.


Sólo un síntoma de este escenario se reflejó en una nota publicada en prensa3m, en la que consignamos la presentación de una investigación sobre la “Historia de la Impunidad ” en el marco de las violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar, en la que Francisco de Narváez se esforzó en obtener una foto con el juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni y el historiador anarquista Osvaldo Bayer. En aquel acto, De Narváez, tímidamente, reivindicó la figura de Néstor Kirchner, pero además enfatizó la necesidad de ratificar la política de derechos humanos del kirchnerismo como política de Estado.


Allí, el empresario colombiano hizo gala de su oportunismo, pero también dio cuenta de la necesidad de incorporar a su prédica algunos trozos de la realidad que el kirchnerismo ya instaló, y que resultan indisolubles en el corto plazo.


Para Prensa 3m

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada