miércoles, 11 de agosto de 2010

Honduras


Hoy La Nación publicó una interpretación muy muy curiosa sobre el golpe de Estado en Honduras (gracias lectores por la corrección). Si bien la postura del diario ya es conocida, es singular cómo en esta nota se valora el golpe de Estado ante una iniciativa gubernamental del gobierno de Zelaya que, aunque discutible, siguió los canales institucionales.

Dice la nota titulada “El retorno de Honduras a la OEA”: Chile y México han marcado el camino hacia la normalización de las relaciones con un país signado por los sobresaltos
Honduras puede sentirse orgulloso de ser el primer país de América latina que, aferrado a su vocación irrenunciable de vivir en libertad, pudo escapar de las redes que le tendió el grupo de países liderado por Hugo Chávez y Fidel Castro. Ocurrió cuando el ex presidente Manuel Zelaya, con el abierto respaldo de Cuba, Nicaragua y Venezuela, pretendió reformar la Constitución, violándola, para eternizarse en el poder.
La tenaz resistencia hondureña a aceptar el liderazgo chavista culminó, luego de un tenso proceso, en la rápida celebración de elecciones libres y transparentes. En ellas, Porfirio Lobo fue ungido con más de la mitad de los sufragios como nuevo presidente de Honduras.
Esa circunstancia provocó el rechazo de algunos gobiernos de la región que, en su momento, apoyaron abiertamente a Zelaya. Entre ellos, la Argentina, cuyo avión presidencial estuvo en el aeropuerto de Managua, con la expectativa frustrada de conducir triunfalmente a la Presidenta a Tegucigalpa para participar en la reposición de Zelaya. Eso nunca sucedió. También Brasil, que alojó a Zelaya y los suyos en su representación diplomática en Tegucigalpa. Y Nicaragua y Venezuela, que no conciben que su permanente intervencionismo en los asuntos internos de otros Estados tenga límite. Desde entonces, esos cuatro países cerraron hostilmente sus puertas a Honduras en procura de impedir su pronto regreso a la Organización de los Estados Americanos (OEA), de la cual había resultado suspendida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada