miércoles, 29 de diciembre de 2010

Kivo Carlotto puso primera, Bruera el silenciador, Bibiloni se quedó sin combustible

Con el apoyo de funcionarios del Gobierno Nacional “Kivo” Carlotto presentó su precandidatura y reveló algunas definiciones políticas del kirchnerismo en La Plata. Otro cambio en la Secretaría de Ambiente de Nación.

Antes del acto de lanzamiento, en el Club Universal, Carlotto dio una conferencia de prensa acompañado por el director de la Secretaría de Inteligencia Héctor Icazuriaga, el ministro de Justicia y ex intendente de La Plata Julio César Alak, el presidente de la Autoridad Federal de Aplicación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual Gabriel Mariotto, el senador Eric Calcagno y Remo Carlotto.

En la conferencia, planteó su decisión de dar pelea por la intendencia, indicó que cuenta con el apoyo del Gobierno Nacional y aseguró que Bruera no expresa al Proyecto Nacional en la Ciudad. Consultado por los múltiples candidatos que se erigen como representantes del Kirchnerismo en La Plata , Kivo se ocupó de aclarar que todos somos parte del kirchnerismo “y estoy dispuesto a acompañar al que mida medio centésima más que yo”.

Luego de la conferencia brindó un discurso frente a una gran cantidad de militantes y se sumaron más dirigentes del arco Nacional y Provincial. Entre los que se encontraban el Secretario de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires Mario Oporto, el Diputado Edgardo Depetri, Estela de Carlotto y el dirigente sindical y concejal platense Miguel Forte.

Para entender la intrincada interna peronista platense hay que remitirse al 2007, cuando el peronismo presentó tres candidatos a intendente con Cristina Fernández como candidata a Presidenta: Carlos Castagnetto (ahora funcionario en el ministerio de Desarrollo Social), Julio Alak (entonces intendente y ahora ministro de Justicia) y Pablo Bruera, quien resultó el ganador pero después del conflicto por la 125 comenzó a alejarse del kirchnerismo.

Luego de que el intendente de La Plata Pablo Bruera repartiera cortadas las boletas para las elecciones del 28-J, y que sus punteros emprendieran un insólito depliegue de violencia a quienes hacían campaña tanto para la lista de concejales como para la de Diputados Nacionales, el peronismo platense desarrolló una de las dinámicas mas complejas de la provincia de Buenos Aires.

Con las variadas defecciones que hubo en las últimas elecciones legislativas, el kirchnerismo adoptó distintas estrategias para cada distrito, pero aún había pocos indicios sobre el destino del intendente de la plata . Por su parte Bruera acentuó las diferencias, difundió críticas al Gobierno y lanzó una campaña que incluyó un acto en el Luna Park. Pero la ambulancia del Bruerismo tuvo que rejuntar a los afectados por los enfrentamientos a golpes que hubo entre los barras que convocó al Luna, y no a los “heridos” que habría dejado la derrota kirchnerista de 2008.

Con el resurgimiento de Cristina Fernández de Kirchner y la diáspora del peronismo Federal, a Bruera se le apagaron las pocas luces que tenía para encontrar un candidato presidencial que refleje un poco de luz sobre sus ambiciones, y el peronismo K comenzó a aglutinarse para construir una candidatura en condiciones de disputar el municipio en 2011.

La presencia de Julio Alak y Héctor Icazuriaga en el lanzamiento de Kivo parecen confirmar que él es el dirigente con el que Cristina mandará a alienearse. En tanto que la reciente renuncia de Homero Bibiloni al frente de la Secretaría de Ambiente de la Nación despeja aún mas ese camino.



También publicamos esta nota acá

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada