martes, 22 de marzo de 2011

Qué dejó esa “noche inolvidable”


La falta de datos disponibles al conjunto de la comunidad, el ajustado e incierto resultado y la poca convicción con que el Gobernador anunció el triunfo de Buzzi, tiñen la tan mentada transparencia del sistema electora chubutense y hunden el modelo Chubut, que a esta altura bien podría ser un rompecabezas.

La falta de disponibilidad de la información entorpeció las coberturas periodísticas, más aún de los medios nacionales, cuyos corresponsales suelen pecar de ignorantes. Movileros y conductores esbozaron explicaciones sin ningún asidero, como que la demora en la obtención de los resultados era producto de las enormes distancias que separan a cada municipio, pero desde el 27 de julio de 1866 (y antes también), cuando se envió el primer telegrama que unió a Irlanda con Terranova, el espacio y el tiempo no guardan la misma relación para transportar piel de chinchilla que para comunicar letras y números.

La paridad tampoco ayuda. Aunque es factible que si el resultado hubiera sido contundente la información habría sido precisa e inmediata.

El orden en que se cuentan los votos y se dan a conocer, forma parte de las picardías en las que recae cualquier partido, pero eso no significa que haya fraude. Esas picardías no cambian el resultado final. En una elección, la operación aritmética más recurrida es la suma, en la que el orden de los factores no altera el producto. En cambio las quince urnas que aún no se abrieron y la cantidad de votos anulados, que supera en mucho a la diferencia entre ambas listas, inquietan a cualquiera que tenga voluntad de saber quién sacó más votos. Y también al Gobernador Das Neves y a Martín Buzzi.

Los resultados en la elección de diputados provinciales y en las intendencias tampoco sirven de estímulo para las filas dasnevistas. Entre ellos prima el desconcierto y el pase de facturas. No viven un lunes de festejos, como supondría una victoria, por pírrica que fuera.

El mutismo de Martín Buzzi, que desde que se conocieron los resultados oficiales no emitió un solo sonido, es un fenómeno difícil de explicar, quizás porque no tenga precedentes. Este cronista ignora si es un problema fonatorio o si el candidato a la gobernación chubutense atraviesa otro tipo de disfunciones. Si llegara a ganar, la provincia ofrecería otra peculiaridad: Así como Catamarca tuvo la primera gobernadora electa en su historia y la Nación tendría la primera Presidenta reelecta, la provincia del Chubut podría ostentar al primer Gobernador mudo. Resta saber si Das Neves será su vocero, o si contratarán a otro menos creativo.

En lo que refiere al resultado, es difícil establecer un pronóstico sobre el recuento, porque aunque el proceder de los dirigentes dasnevistas resulte sospechoso, no es frecuente que los recuentos contradigan a los resultados que el tribunal electoral informa en primera instancia. De conocerse mayores precisiones sobre las urnas que permanecen cerradas podría estipularse si el resultado es reversible o no. Por otra parte las referencias a la cantidad de votos anulados tiene su peculiaridad: si bien supera en mucho a la diferencia que separa al PJ del FPV, en elecciones anteriores la cantidad de votos anulados fue superior, incluso con menor cantidad de electores en la Provincia.

Ahora resta esperar, el Frente Para la Victoria deberá cuidarse mucho para no ser víctimas de nuevas trapisonadas, conforme pasen los días, el tema quedará desplazado de las tapas de los diarios, pero sin dudas, para muchos dirigentes dasnevistas el domingo 20 de marzo de 2011 quedará en sus anecdotarios como “una noche inolvidable”.

Il Postino para Prensa3m

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada