domingo, 23 de junio de 2013

¿Casco o guantes?

La renovación que impulsó Cristina a dedazos en 2011, se retrajo con la misma herramienta en 2013. La Presidenta entramó el poder distrital, con algunas figuras cuyas virtudes, además de la "lealtad", son muy bien guardadas. Carlos Kunkel, Remo Carlotto y Edgardo Depetri volverán a ser diputados: aportan "lealtad a Cristina".

Massa busca la salida. Parece que no, pero Kirchner lo ficha.

Si nos quedamos con la foto de estas elecciones, el kirchnerismo nació al mainstream de la política a los sub cuarenta Juan Cabandie y a Victoria Donda. Entre paréntesis, la foto habla de la fuerte influencia política de Estela Barnes de Carlotto, que además le permitió a su hijo Remo renovar como Diputado Nacional, y a Guido ser Secretario de Derechos Humanos bonaerense. Gracias. Igual, es solo una foto. Puede mejorar.

El armado, a mi humilde entender, contiene también un cuestionamiento al funcionamiento de La Cámpora y el Movimiento Evita. Pero más a la primera que a la segunda. Luego del espaldarazo que recibieron en 2011, continuaron consumiendo el poder de Cristina pero no construyeron ninguna referencia territorial. Ninguna. De ese semillero, tampoco emergen los cuadros de gestión que estamos esperando, ya que los jefes distritales obturan la discusión política y la cúpula burocratiza a los emergentes más lúcidos. Dos situaciones que de no revertirse, impulsan la organización hacia su ocaso, o, lo que es más probable, le quitan el atractivo que tiene (o que deseamos): si la agrupación de Cristina se convierte en un puñado de sobreadaptados, la rebeldía se ubicará en otra parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada